Ahora en: Inicio » El proyecto Tres Mezquites

El proyecto Tres Mezquites

El proyecto Tres Mezquites:
Vivir al pie del Cerro Barajas,
en la llanura aluvial del Lerma, Michoacán, Guanajuato.

Dra. Véronique Darras, directora, Universidad Paris I Panthéon-Sorbonne

El proyecto TRES MEZQUITES constituye una prolongación directa de las investigaciones realizadas por el CEMCA desde el año 1983 en el norte de Michoacán y el sur de Guanajuato  (proyectos Michoacán I y II, Loma Alta, Barajas, Chupícuaro). Es un proyecto del laboratorio de investigación ArchAm (UMR 8096) que depende del C.N.R.S y de la Universidad de Paris 1, bajo los auspicios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia y del CEMCA.

El programa se apoya en los resultados científicos de los proyectos anteriores y propone identificar la naturaleza de las ocupaciones del Preclásico y del Clásico Temprano, en un área poco explorada del valle del Lerma (figura 1), para entender mejor los procesos culturales en el Bajío y en el Centro-Oeste de México, en particular en relación con el fenómeno cultural Chupícuaro y Mixtlán. Su objetivo general es evaluar la intensidad de la ocupación prehispánica en la llanura aluvial, (la cual a priori no aparece propicia a la ocupación humana, por ser inundable y pantanosa), en relación con las dinámicas paleoambientales. Enfoca los procesos tafonómicos que pudieron intervenir en la formación de los contextos arqueológicos.

En noviembre de 2012, se realizó una primera temporada exploratoria en el área ubicada al sur del Cerro Barajas, a proximidad de la ciudad de Pastor Ortiz, y donde se había localizado un sitio arqueológico cerca del Río Lerma (Cerro de Tres Mezquites). Tuvo tres objetivos:

1)    Entender las dinámicas aluviales en relación con la antropización prehispánica ie evaluar el potencial arqueológico de la llanura aluvial a partir de un primer balance crono-sedimentario.
2)    Entender las dinámicas aluviales, en relación con los cambio paleoambientales (climáticos o de otro índole).
3)    Establecer un primer diagnóstico crono-cultural de la ocupación prehispánica.

Para alcanzar estos objetivos, se efectuó una prospección geofísica por tomografía eléctrica y con magnetómetro (fluxgate), sondeos pedológicos, sondeos estratigráficos, y levantamiento topográfico del asentamiento.
Los primeros resultados demostraron que la llanura aluvial del Lerma registró una sucesión de episodios sedimentarios rápidos y contemporáneos de las ocupaciones prehispánicas, coloniales y modernas. Las fluctuaciones del régimen y del lecho del Río Lerma tuvieron un impacto importante en las instalaciones humanas. Sin embargo, también demostraron que la llanura aluvial constituía un medio favorable al asentamiento humano y que el área estudiada conoció una ocupación importante del Preclásico al Epiclásico. A este último periodo le corresponde un importante centro cívico-ceremonial ubicado sobre un promontorio en parte artificial, muy cerca del río.
Estos primeros resultados comprueban el interés por desarrollar investigaciones geoarqueológicas en los fondos de valle, así como en los pies de monte, para localizar las ocupaciones preclásicas contemporáneas de las ocupaciones Chupícuaro y Mixtlán (600 a.C. – 250 d.C.).

Ver la lista del equipo

 

Scroll To Top