Galería « Milpa Alta: Entre magueyales y tradiciones »

Milpa Alta: Entre magueyales y tradiciones

No hace falta mencionar que la tradición tlachiquera en México es ancestral, pero sí es necesario hacer énfasis en la trascendencia de los doce pueblos de Milpa Alta para conformar esta realidad. Su importancia prehispánica y virreinal la posicionaron durante centenares de años en uno de los mayores epicentros económicos del virreinato, donde su destacada producción pulquera era invaluable. La historia ha cambiado drásticamente. De los miles de hombres y mujeres que se desenvolvieron durante siglos en el oficio tlachiquero en Milpa Alta, al día de hoy sólo sobreviven -de acuerdo al investigador y fotógrafo David Polo- poco menos de cincuenta diseminados a lo largo de los doce pueblos.


En los campos milpaltenses aún es posible atisbar, entre las espinosas y abundantes nopaleras, los contados magueyes y tlachiqueros que persisten y resisten al tiempo; mismos que sobre sus pencas y corazones abrazan la semilla de un patrimonio que lentamente continúa devastándose y carece de la posibilidad de germinar como mereciera. La falta de difusión, de preservación y el poco consumo, no sólo han afectado la tradición tlachiquera, sino también al paisaje cultural que enviste un patrimonio ancestral. Los elementos simbólicos de la interrelación de los milpaltenses con el maguey, se han visto mermados desde hace decenas de años; desde los impuestos por producción de aguamiel en el virreinato, la migración, la explotación del suelo en favor de las nopaleras, la urbanización, pero, sobre todo: el olvido.


Muchos de estos símbolos están presentes en la fotografía de David Polo, quien retrata al maguey como un ente que es considerado por los tlachiqueros como “una persona que va creciendo” a la cual se le tiene que cuidar, pedir permiso y agradecer por la recolección del aguamiel. Al mismo tiempo, el raspador, el ococote y el cuero o mecuitlaxtle, establecen relaciones de pertenencia que se articulan con un personaje más en la obra de David Polo: el volcán Teuhtli. Un volcán extinto que aglutina y completa un micromundo de identidad para los milpaltenses.


Esta exposición virtual reúne obra del acervo fotográfico del Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos perteneciente a las investigaciones de Guy Stresser-Péan, Joaquín Galarza y Víctor Lagarde, quienes contribuyeron a posicionar la investigación etnológica y antropológica en México a nivel nacional e internacional en el siglo XX. Dichas fotografías entablan un diálogo con la obra reciente del investigador y fotógrafo David Polo, quien nos muestra, no sólo la parte antropológica de la imagen, sino también una estética que se ve permeada de identidad, rutina, otredad y tradición. La muestra se compone de 20 fotografías que, a través de una dialéctica entre lo análogo y lo digital, propugna hilvanar, atestiguar y difundir, no sólo una tradición y un patrimonio intangible mexicano, sino también visibiliza la identidad, persistencia y resistencia de los tlachiqueros en los doce pueblos de Milpa Alta.



Texto: Jorge Alberto Rizo Villeda.

Fotografía: David Polo, Guy Stresser-Péan, Joaquín Galarza y Víctor Lagarde.

Clic en la imagen para ampliar.

Visual Portfolio, Posts & Image Gallery for WordPress

Recursos complementarios

Para quienes se interesen en el tema del pulque, compartimos la investigación documental y fotográfica de David Polo, así como material audiovisual de su autoría.


Agradecimientos

David Polo | https://www.latierradelpulque.com/

Instituto Cultural Helénico | https://www.helenico.edu.mx/

Promotora Cultural Tertulia | https://www.promotoratertulia.org

Deja una respuesta